Brackets. Todo lo que necesitas saber

APARATOLOGÍA FIJA MULTIBRACKETS

Hayas comenzado con tu tratamiento de ortodoncia recientemente, o lleves ya unos meses, aquí encontrarás una serie de consejos en cuanto a higiene y mantenimiento para que la experiencia sea más cómoda.

¿Úlceras, rozaduras, llagas.…es normal?

Si, es normal al principio que aparezcan cambios en la mucosa de revestimiento.

Los dientes son lisos y pulidos, por lo que cuando colocamos la aparatología fija aparecerán una serie de cambios debido a que el organismo, en este caso, tu boca, se “adapta” a la nueva situación.

Fíjate en un bracktet; pasa la lengua por encima y/o el dedo, y notarás que tiene un volumen y por muy estrecho y perfil bajo que éste tenga, es un cuerpo rectangular con aristas que puede rozar los tejidos bucales.

Al principio la mucosa de revestimiento (el tejido por dentro de tus mejillas) se va acostumbrando a este nuevo roce, y hace un “callo” y no debería suponer más allá. Enjuagarse con agua y sal ayuda (disuelve una cucharadita en un vaso de agua y enjuágate varias veces todos los días).

Si estuvieras muy incómodo/a puedes usar la “cera de ortodoncia” que venden en la farmacia, para colocarla en aquellos sitios en los que tienes molestia.

Ya te comenté, coge un pedacito pequeño de la barra de cera (tamaño un granito de arroz) y lo colocas encima del bracket que te esté rozando.

Cuando vayas a comer, la retiras, y después de comer y cepillarte los dientes, puedes volver a colocarla.

Además de cera de ortodoncia, en la farmacia venden también silicona de ortodoncia, que es más viscosa, y es más resistente que la cera.

Si ni con cera ni silicona las evitas, y el agua con sal tampoco ayuda, en la farmacia venden varios productos para las aftas, pregúntame porque yo siempre usaba de pequeña cuando fui portadora de ortodoncia una producto que tiene mal sabor pero que es “mano de santo”.

¿Cómo me cepillo los dientes? ¿Tengo que comprar algún cepillo especial?

Esta pregunta me la hacen todos los pacientes el día que comienzan su tratamiento y siempre respondo que no hay ningún cepillo mejor que otro; la clave es la técnica de cepillado.

¿Mejor manual o cepillo eléctrico?

El que quieras, pero cepíllate los dientes por favor. Durante el tratamiento es importantísimo mantener una buena higiene oral por varios motivos:

  • Los brackets, alambres y otros dispositivos que llevas retienen más comida que si no llevaras nada; parece una obviedad, pero me gusta insistir sobre ello.
  • Por tanto, si antes tardabas en cepillarte tres minutos (el tiempo recomendado para hacerlo correctamente) a lo mejor, ahora serán necesarios cinco o seis minutos… como si mantienes el mismo tiempo, pero por favor sé consciente de que no puede haber restos orgánicos entre tus dientes.
  • Resulta horrible llevar restos de la comida entre los dientes, no solo para tí mismo (posibilidad de caries, incomodidad, mal sabor de boca, mal aliento…), sino para los demás (imagínate hablar con una persona y sus restos de ensalada entre los alambres).
  • El mantener restos favorece la aparición de caries, problemas en las encías y lesiones de descalcificación del esmalte (manchas blancas que quedarán una vez retiremos los brackets que son muy antiestéticas y es una pena, pues se han producido por no haberte cuidado)
  • Si no cepillamos correctamente, las encías van a comenzar a inflamarse (aumentarán su tamaño) y pueden además sangrar, doler y será un motivo de suspensión del tratamiento.
  • Es importantísimo que cuides de las encías y te cepilles como te he explicado; con

Lava tus dientes todos los días, después de cada comida, aquí no hay excepción.

Cepillo convencional con técnica manual:

Usa tu mismo cepillo que antes del tratamiento si te iba bien, teniendo en cuenta que con el aparato lo vas a tener que renovar con más frecuencia.
Existen unos cepillos especiales de ortodoncia (llevan una especie de raíl en medio de las cerdas del cepillo) que están diseñados para facilitar la higiene. Yo en eso, siempre os digo a los pacientes que probéis y con el que más fácil y cómodo os resulte la higiene.

Cepillo eléctrico: Si con el manual no logras cepillarte bien, o estabas ya acostumbrado/a al cepillo eléctrico antes de comenzar el tratamiento, pues adelante con el eléctrico.

Si lo vas a comprar, insisto que compres uno que se enchufe a la corriente, ya que aquellos que funcionan a pilas, suelen tener una potencia menor.

Hay muchas marcas en el mercado de los cepillos eléctricos, y a mí nadie me paga por recomendar ninguna, aunque sí diré que he probado varios modelos de cepillos y me quedo con los de la línea de Oral B.

 

Además del cepillado, puedes completar la higiene mediante seda dental, irrigadores orales, cepillos interproximales, rascadores linguales, colutorios y enjuagues…

  • Seda dental: Para limpiar los puntos de contacto, puedes usar la seda. Simplemente tengo que ensañarte a enhebrarla, ya que hay que tener un poco de cuidado con el alambre. El truco es muy sencillo, preguntame el próximo día en la consulta y te enseño a hacerlo.
  • Si enhebrar la seda te cuesta un poco y no eres capaz, existe un producto de venta en farmacias que se llama Superfloss ® (es como la seda pero el extremo está encerado) que puede resultarte útil.
  • Cepillos interproximales; aunque su uso debería ser la limpieza de los puntos de contacto entre los dientes, pueden ser muy cómodos para llevar en el bolso y usarlos entre horas, para los viajes
  • Colutorios: No sustituyen al cepillado, y esto lo reitero siempre, con el ejemplo de la limpieza de un suelo. De nada servirá fregar un suelo sucio si antes no hemos retirado los restos y la porquería (mediante ese “barrido” o el cepillado), por muy buen detergente que usemos… No malgastes el dinero en colutorios y enjuagues que enmascaren con el olor, es tirar el dinero y sobre todo no cuidar correctamente de tu salud oral. Siempre un buen cepillado primero.

Si eliges colutorios para complementar la higiene porque te gusta el sabor que te dejan o la sensación de limpieza y frescor, que sean por favor formulaciones sin alcohol. Fíjate bien en la etiqueta o pregunta en la farmacia, ya que el alcohol es muy agresivo y daña los tejidos bucales. Un día puntual no pasa nada, pero el uso repetido no es bueno.

Esa sensación de picor que me contáis muchos pacientes, típico tras el enjuague con Listerine ®, es muy nocivo para la salud, porque lo que ocurre es la destrucción del epitelio de revestimiento de la mucosa bucal. No es mi propósito entrar en críticas sobre productos, pero sí informarte como paciente. Si no quieres renunciar al Listerine ® que sepas que existe una versión ZERO que no lleva alcohol. Lee las etiquetas y sé consciente en la elección de los productos que estás usando a diario.

  • Rascadores linguales: Sirven para limpiar la lengua en profundidad, y se usan como “peinando” la lengua o “rascándola”. El mejor momento para usarlo, es por la mañana después de levantarnos, ya que es cuando la lengua está más sucia después de las horas del sueño en las que se saliva menos. Cuidado al usarlo ya que si nos vamos muy atrás, cerca de la campanilla pueden provocar el vómito y resultar muy molesto.
  • Irrigadores orales: Son dispositivos que dispensan agua a presión. El irrigador oral puede ayudarte a retirar restos de comida que con el cepillo no habían salido. Hay varias marcas, en esto elige la que quieras, ya que todos los que están a la venta tienen el mismo fundamento: un chorro de agua regulable a presión.

En cuanto a la pasta dentífrica… ¿alguna específica?

Yo siempre os digo que incluso si no tuviéramos pasta, lo importante es el cepillado.
Si no tenemos ningún problema podemos seguir usando la de siempre, verificando que esta lleve flúor que es remineralizante para evitar la aparición de caries.

En cambio, podemos optar por pastas con formulación especifica según las necesidades:

  • Pasta para la sensibilidad dentaria
  • Pasta para combatir la inflamación de encías.
  • Pasta para favorecer la secreción de saliva en casos de boca seca… etc.

¿Qué puedo comer con brackets?

Te animo a que sigas una dieta equilibrada en la que no falten nutrientes. Se puede comer bien con la aparatología, pero hay que tener unos cuidados mínimos.

Yo llevé brackets cuando era adolescente y despegaba muchos brackets por comer chicles y caramelos masticables. Por tanto, lo ideal sería evitar comer cosas duras y/o pegajosas…por lo que vamos a hacer un “listado” de alimentos “prohibidos” durante el tratamiento, ya que despegan y dañan la aparatología

  1. Alimentos pegajosos: chicles, sugus, caramelos masticables tipo toffee, caramelos gummys, palotes, regalices, bolitas de anís…y la mayoría de las chuches que son muy pegajosas además de ser puro azúcar, como favorecedor de caries.
  2. Alimentos duros, como frutos secos (pistachos, avellanas, maíz frito, pipas y todo lo duro que hace presión y hará que se despeguen los aparatos, o que pueda clavarse en la encía…). En alimentos duros, recalco la “jeta” para mis pacientes de Salamanca; este pincho típico es lo que más despega los brackets …por favor, durante el tratamiento que serán unos meses, evita este pincho; hay mucha variedad para cuando salgas “de tapas”más allá de la jeta  😉
  3. Alimentos con “sorpresa”; como el chocolate con avellanas, chocolate con almendras, aceitunas con hueso…en los que al morder, te encuentras con el hueso o el fruto seco y clac, bracket automáticamente despegado.
  4. Bolígrafos, suena extraño meter aquí los bolis como “alimento” pero es que muchos pacientes tienen la manía de morder los bolígrafos incluso sin ser conscientes por un lado de la boca y se despegan los brackets.
  5. Uñas. Si llevas ortodoncia y te muerdes las uñas puede ser un buen momento para dejar de hacerlo. La onicofagia además de ser nociva por otros motivos, puede despegar la aparatología y producir lesiones en tus dedos (irritación del dedo, infección de la uña…)

Suena ahora raro, pero me ocurrió hace unos años que un paciente me despegaba muchísimos  brackets porque tenía la manía de comerse la pasta dura del bote (los macarrones sin cocer). Por favor, si coméis pasta, que sea cocida. Ya no solo por tus dientes, sino que tu estómago lo agradecerá. 

No hace falta que hagas una dieta especial, pues la mayoría de los alimentos puedes comerlos, ya que si te fijas en el párrafo anterior, todo lo que comentaba como desaconsejado son aperitivos y “caprichitos”, que podemos sustituir por otras cosas.

Lo que si importa es la forma de comer las cosas, por ejemplo:

  • La fruta, en lugar de “ a mordiscos”, pues en pedacitos, la partes con cuchillo y tenedor.
  • Igual pasa con los bocadillos, que en lugar de hacértelos de pan duro y comerlos “a mordiscos”, pues ahora puedes optar por los sandwiches, y si es pan de panadería, pártelo con las manos a trocitos y poco a poco.
  • Respecto a la carne, evita los trozos más duros, y sin problema.  Respecto a los embutidos, se puede comer jamón, lomo y demás manjares, pero con cuidadito por favor.
  • Siempre que impere el sentido común y así nos evitaremos urgencias que pueden producirte molestias y además van a retrasar la evolución del tratamiento.

Si has llegado leyendo hasta aquí, ya eres todo un experto/a en la cuestión de los cuidados de la ortodoncia, ahora ¡ a ponerlos en práctica!

Con los dientes limpios y las encías sanas, tu tratamiento de ortodoncia será más eficiente;  tu estarás contento/a y yo más!

Aparatología removible

Ya te he entregado tu “aparatito” en la consulta, y te he dicho que aquí podrás encontrar consejos de manejo, uso y cuidado de tu aparato  🙂

 

Aparato removible
La estructura es de plástico y metal. Es resistente, pero hay que cuidarlo para que te dure todo el tiempo de tratamiento.

 

Debes ser responsable, ya que la aparatología removible es muy efectiva siempre y cuando la uses pues depende totalmente de tu colaboración. Al ser “de quita y pon” (no lo utilizas para comer, ni para hacer deporte…) si no lo usas el tiempo necesario, no se alcanzarán los objetivo propuestos.

 

INSTRUCCIONES DE MANEJO, CUIDADO Y MANTENIMIENTO

El aparato debe llevarse el tiempo que te he recomendado; tu caso es único, por eso no te valen las mismas instrucciones que las de tus amigos o compañeros del cole. Sigue las pautas que te di.

 

 

Adaptación y acostumbramiento

Al principio:

  • Notarás una sensación de ocupación o cuerpo extraño en la boca, que normalmente, desaparece en un periodo variable de unos días a unas semanas según vayas acostumbrándote a él.
  • Te aumentará la producción de saliva, aunque esto se irá normalizando poquito a poco.
  • Te cambiará un poco el habla.  Asi podrás tener dificultad para pronunciar  algunos fonemas, por lo que probablemente necesitarás un entrenamiento para vocalizar ciertas palabras.  Es por lo que te animo a que leas los primeros días en voz alta para ir familiarizándote: ya verás cómo se normaliza tu forma de hablar en unas pocas semanas.
  • Puedes notar dolor o algunas molestias donde se apoya el aparato. Si aumentan o no ceden al cabo de 4 o 5 días, o si se te forman heridas, rozaduras o llagas debes acudir a la consulta.

 

Colocación y desinfección

Los aparatos de ortodoncia removible se deberían colocar dentro de la boca con los dedos mojados. Nunca los introduzcas y muerdas sobre ellos sin estar colocados situados debidamente, porque puede fracturarlos o producirse heridas en las encías.

                                     

 

Retíralos también con los dedos, procurando traccionar a la vez de los dos lados, ya que si lo desnivelas al desinsertarlo puede causarte heridas en las encías.
Tras retirarlos, también con los dedos, lávalo y deposítalo en su cajita.

Cajitas para guardar el aparato. Colócale una etiqueta con tu nombre y tu teléfono para identificarla por si la perdieses, aunque tu aparato es único y solo te sirve a ti, así podrán recuperarlo.

 

No lo envuelvas en una servilleta, porque puedes tirarlo descuidadamente al cubo de la basura, y aquí soy muy pesada, cuando no esté en la boca, guarda en su cajita, porque ya son varios pacientes los que perdieron el aparato por tirarlos en un descuido a la basura envuelto en una servilleta.

Cuidados y conservación

  • No dejes el aparato nunca cerca de una fuente de calor, porque puede deformarse, al fin y al cabo es un plástico especial, pero es un plástico ( No encima ni cerca del radiador, aire acondicionado… ni dentro del coche en verano, ya que sube mucho la temperatura y se puede deformar)
  • Cuidadito si tienes perro: Mejor no dejar  el aparato a su alcance, ya que los aparatos desprenden un olor que es altamente atractivo para ellos y te puedes quedar sin el aparato. Por eso, colócalo en su cajita en un sitio alto al que el perrito no pueda acceder, tengo alguna historia ya de algún paciente al que su perro se comió el aparato…
  • Debes usar el aparato con la frecuencia que te he recomendado, ya que, si pasa mucho tiempo fuera de la boca, puede costarte adaptarlo de nuevo.

Higiene
Los aparatos deben limpiarse todos los días, en todas sus partes con un cepillo que dejes para él. 

   

Puedes usar un cepillo de uñas que suele ser un cepillo de cerdas duras, un cepillo de dientes que dejes para limpiar el aparato, el cepillo que te entregué en la consulta … el que tú quieras, pero utilízalo, ya que la higiene de tu aparatito es  de suma importancia.

 

 

Siempre por favor con agua fría y jabón, o pasta de dientes.  Ocasionalmente pueden utilizarse soluciones/pastillas que venden en la farmacia y  que ayudan a mantenerlos limpios y a evitar olores desagradables. Esto puedes hacerlo cada 15 días.

Pastillas limpiadoras para aparatos removibles de la marca Vitis

Y algo que parece una obviedad, pero por favor nunca hervir el aparato en agua caliente (con el objetivo de desinfectarlo, como se hace con los chupetes) ya que se deformaría.

Revisiones e incidencias
Es muy importante que cumplas el plan de revisiones que te he recomendado.
Sin control, los aparatos removibles pueden producir un efecto contrario al que se desea, o un efecto desmesurado.

En caso de rotura del aparato, o de heridas con su uso, debes acudir inmediatamente a la consulta para realizar las correcciones oportunas o mandarlo a reparar.

Espero que estos consejos que he escrito con cariño te sean útiles, y uses  y cuides tu aparato para que te dure el tiempo de tratamiento y así podamos conseguir los resultados que buscamos.  Cualquier duda, pregúntame!

Ánimo! 🙂

INVISALIGN. La alternativa a los brackets

Ahora que has decidido comenzar con tu tratamiento de Ortodoncia invisible y tienes ya tus primeros “alineadores”… ¿Qué hacer?

Una serie de preguntas y respuestas que pueden hacer tu comienzo con esta técnica más llevadero.

 

Cada alineador lleva tu número identificativo de paciente  (el “DNI” con el que te registré en la web),  junto al logotipo de la empresa (una florecita)  en un extremo, así como el número de alineador.

“U 01” significa Upper 01, que sería el alineador nº1 para la parte superior.  “L 01” de lower 01, alineador nº 1  para la parte inferior.

Diferenciar el superior del inferior es fácil (no hay más que mirar que unos están hechos a la medida de los dientes de arriba y los inferiores para los dientes de abajo), pero …¿ y si tengo dos alineadores que prácticamente son iguales, cómo diferenciar cual es el 1 y el 2, por ejemplo?

¡Súper sencillo! Aunque el tamaño del numero es pequeñito, para poder identificarlos:  U01, U02; U03… y van en orden ascendente.

¿Cada cuánto me los tengo que cambiar?

Lo normal es que sigamos un protocolo en el que cambiaremos los alineadores cada dos semanas (14 días).

Habrá veces que me interese que los cambies con mayor frecuencia y así te lo diré en la consulta.  De todas maneras, siempre te daré por escrito las fechas en las bolsitas de los alienadores para que no tengas dudas.

Si decides descargarte la aplicación de “My Invisalign Smile”  puedes ir apuntando las fechas y ella se encarga de recordártelo.

Un truquillo que me ha chivado algún paciente es es ponerse una alarma en el calendario del móvil para ayudarte a recordarlo.

 

¿Cómo usarlos? ¿Cómo me los pongo?

Ya te he explicado la importancia de insertarlos con los dedos en las huellas de tus dientes y ajustarlos con la mano hasta donde puedas. Para que terminen de estar bien ajustados, sobre todo los primeros días, es muy importante que te ayudes de los “palitos de colores” que te entrego.

Estos mordedores hacen que el alineador termine de subir y así el ajuste sea mayor.

No hace que falta que los uses durante las dos semanas, con que estés los primeros días (3- 4 primeros días) usándolos suficiente.

Así, al haber mayor ajuste, yo estaré más tranquila en cuanto a que los movimientos programados en el “plástico inteligente” van a cumplirse.

¿Cómo me los quito?

Con los dedos también, introdúcelos en la boca buscando el extremo del alineador y tira hacia abajo para desinsertarlo (si es el de la parte de arriba), o hacia arriba si es el alineador inferior.

Lo que parece un trabalenguas y al principio suena complicado, según vayan pasando los días y vayas haciéndolo, verás que cada vez te cuesta menos.

¿Cúanto tiempo tengo que usarlo?

Con el tratamiento de Invisalign los alineadores deberían usarse unas 22 horas al día.  Eso significa que durante el día puedes quitártelos unas dos horas. Cuando te los quites,  al principio puedes ponerte alarmas para no olvidar volvértelos a poner.

Sé que eres buen paciente y lo que quieres es que los dientes se muevan según lo previsto, por lo que vas a colaborar.  En las cajitas que os entrego aparece bien grande  “Optimal Use 22h/ daily”, que en inglés significa 22 horas al día.

22h/día o lo que es lo mismo… Sólo quitarte el alineador para las comidas.

No hay dudas respecto a esto, cuanto más tiempo lleves los alineadores mejor para tí. 🙂

A veces, en situaciones concretas,  la norma está justificado saltársela.

Si tienes un evento importante (una boda o un compromiso al que no quieres llevarlos), o si te encuentras enfermo, con náuseas y no te apetece tenerlo puesto, tendremos que ver cuantos días no lo has usado para ajustarlo en el tiempo y compensar los días que no lo has usado, así de sencillo.

Una vez  una paciente me contó que hacia muchas paradas al día para comer,  por lo que  en lugar de usarlo 22 horas al día, estaba como 17-18 horas.  Así, lo que hicimos fue cambiar los alineadores en lugar de cada dos semanas,  cada 18 días.

Todas las dudas que tengas, no tengas problema en consultármelas.

Quitarse los alineadores para comer es una de las mayores ventajas para los pacientes, ya que podéis comer de todo (ay, la lata que dan los frutos secos y las aceitunas con hueso, que despegan brackets en mis pacientes con ortodoncia fija)

Una vez que termines de comer, cepíllate los dientes y enjuaga el alineador y vuelve a ponértelo.

Consejo: # Kit de viaje de limpieza dental

Un kit de viaje para la higiene dental es un súper útil para  todos los pacientes que coman fuera de casa, y para los usuarios de Invisalign.

Puedes hacerlo tú mismo;  hazte con un cepillo de dientes , pasta de dientes, seda y lo que utilices para limpiar tus alineadores. Tener una buena higiene oral es clave durante el tratamiento de ortodoncia, pues los dientes limpios se mueven mejor,  y es vital que mantengas tus encías y dientes sanos.

En cuanto a las bebidas….¿Puedo beber con el alineador puesto?

La respuesta es si para el agua (Incolora, insípida y inodora), ya que el resto de líquidos pueden decolorar tus alineadores

Refrescos, zumos, vinos, café o té que tanto nos gustan y alguna paciente ya me preguntó si era necesario dejar estas bebidas durante el tratamiento. La respuesta es no, puedes seguir tomándolos, pero sin los alineadores puestos.

 

Sé que algunos pacientes me dicen que si ¿con pajita pueden beberlos?

Más que como odóntologo, a nivel personal te diría que es un poco “marrano” tomarte un café con los alineadores puestos, porque además de que la temperatura (cafe/té caliente) puede debilitar el material con el que están fabricados, es bastante antihigiénico si entran restos de liquido entre el plástico y tus dientes.

Generalmente, las bebidas que no son agua, suelen llevar azúcares disueltos. Zumos de frutas, refrescos, vino… además de teñir los alienadores pueden ser un enemigo para la salud oral.

Resumiendo mucho, te diré que el azúcar es una causa para la aparición de caries, por lo que evita este riesgo bebiendo siempre con los alineadores quitados. Tu salud dental lo agradecerá.

Consejo: # Lleva agua

Para permanecer hidratado, ya que es el único liquido que deberías beber con los alienadores puestos.  Así te garantizas, que si tienes sed y no tienes otra cosa “a mano”, llevas tu propia botella.

¿También tengo que lavarlos?

Si, claro, tienes que tener un buen cuidado de los alienadores para mantenerlos lo más higiénicos posible durante el tiempo que esté en uso.

Lo ideal es cepillarlos todos los días, ya que la saliva se acumula y si no,  el alineador olerá  “a rayos” y será desagradable el hecho de tener que usarlo con mal olor.

Consejo: Límpialos con un cepillo de uñas o un cepillo de dientes duro que dejes reservado para limpiar los alineadores.

Algún paciente que utiliza cepillo eléctrico para su higiene dental me ha contado un truquillo; tiene un cabezal reservado para limpiarlos y los mantiene así “a raya”.

#¿Me dolerá el usar los alineadores?

Más que dolor notarás molestia derivada del proceso de  inflamación que supone el movimiento dentario.  Es normal que los primeros días te notes algo incómodo, pero te acostumbrarás en seguida.

Eso sí, el día del cambio de alineador y los días siguientes puedes estar más molesto.

Otro truco que me cuentan mis pacientes (ya sabes que la finalidad de esta web es la de compartir información) es cambiar el alineador en la fecha que tienes apuntada antes de acostarte.

Si estás muy incómodo, puedes tomar medicación analgésica (paracetamol) y así no se hará tan duro el día del cambio del alineador.

#Otra pregunta muy común que me hacéis es si cambia la forma de hablar con los alineadores. 

Los alineadores están diseñados para que cubran la superficie de tus dientes y no invadan el resto de tejidos de la cavidad oral, por lo que llevarlos no tendría que suponer ningún tipo de problema de dicción

Eso sí, al principio tendrás que acostumbrarte a usarlos. Es muy útil leer en alto y tratar de esforzarte por pronunciar mejor, porque en cuestión de horas ya estarás acostumbrado.

Tienes dos cajas  #CAJA ROJA | CAJA AZUL

En las cajas escribe tu nombre y tu numero de teléfono, por si te las dejas olvidadas en algún sitio, para que puedas recuperarlas.

Cajitas para guardar tus alineadores Invisalign®

Consejo: Por favor, siempre que te quites el alineador …. ¡a la caja!

Guardarlos en el bolsillo o en una servilleta no es buena idea…. ya que así se han perdido muchos porque acaban en el cubo de la basura.

Usa una de tus cajitas para los alineadores que están en uso  y la otra,  para los alineadores que te acabas de quitar. Así, si pierdes los que estás usando y no tienes más para cambiarte, puedes usar el alineador anterior hasta que puedas acudir a la consulta para verme.